Bullying. Epidemia Moderna

¿Qué es exactamente el Bullying y cuáles son sus consecuencias a fututo? ¿Es algo pasajero?… me pregunta una paciente abuela de tres nietos.

Respuesta: Cada año se suicidan 300.000 adolescentes en el mundo por Bullying. El acoso escolar puede definirse como la violencia mental o física, guiada por un individuo o por un grupo, contra alguien que no es capaz de defenderse.
El fenómeno es muy antiguo, pero fue el Psicólogo noruego Dan Olweus el pionero en estudiar la violencia escolar en su país hace 40 años. Pocos años después tres adolescentes se suicidaron en el norte de Noruega por el acoso en la escuela, lo que determino que en la década de 1990 ya existiera legislación sobre este tema en los Parlamentos a la luz de los países nórdicos.
Como se sabe, la escuela tiene una función clave en el desarrollo integral de los niños por privilegiar no solo el aprendizaje académico sino también su desarrollo personal y la integración social.
El acoso escolar (su anglicismo es bullying, de bull=Toro) “puede definirse -según W. Berkowith- como la violencia mantenida mentalmente o física, guiada por un individuo o por un grupo y dirigida contra otro individuo que no es capaz de defenderse a sí mismo. Esta conducta puede adoptar varias formas: directa: a través de manifestaciones físicas (atacar a los demás, robar o dañar sus pertenencias) y verbales (insultar, denigrar, contestar en tono desafiante y amenazador), o indirecta: mediante la propagación de rumeros peyorativos, la exclusión social…”
La condición necesaria es que sea una proceso metódico, sistemático y persistente de quien tiene más poder (acosador) sobre quien es más débil (acosado).
Cada uno de ellos posee un perfil psicológico bastante definido. El acosador suele tener una autoestima tan baja que necesita disimularla demostrando lo opuesto y lo hace agrediendo a Otro. Se siente más importante si está rodeado por quienes se suman de manera unánime al hostigamiento contra la víctima. Carece de empatía para ponerse en el lugar del acosado y es insensible al sufrimiento de este. Es agresivo, se siente frustrado con facilidad y no tiene autocritica. Piensa mal de los demás, tiene dificultades para respetar las reglas y valora la violencia como algo positivo.
En la adultez, estos individuos son propensos al abuso del alcohol o drogas, a participar en peleas, a mantener relaciones sexuales precoces y promiscuas, a cometer infracciones o delitos y a tener conductas abusivas hacia su pareja o hijos.
Por su lado, el acosado suele tener una personalidad insegura, con falta de autonomía y emocionalmente dependiente o apegado a su familia.
También suele tratar de agradar a los demás, no sabe defenderse o hacer valer sus derechos y es visto como ingenuo o con escasas habilidades sociales.
En la adultez sufre ansiedad, depresión y susceptibilidad a diversas enfermedades.

SALUDOS CORDIALES!!!
Lic.: Patricia López