Duelo Prolongado

¿Qué es?

El Duelo Prolongado o Traumático es una patología que se asemeja a los síntomas de la Depresión y del Estrés Postraumático y muchas veces se los confunde con estas dos patologías. Sus síntomas, sin embargo, son diferentes y pueden durar muchos años si no se tratan.
El duelo por la pérdida de una persona querida es una reacción normal, y esperable en cualquier cultura. Se considera que el duelo es un estado de transición que nos permite pasar del hecho de saber que alguien cercano está vivo a aceptar que dicha persona ha fallecido. Debido a que es una reacción universal muchas veces se pierde de vista que sus síntomas pueden resultar excesivamente intensos y prolongados en el tiempo.
Se considera que el Duelo Prolongado refleja obstáculos en la recuperación natural después de la pérdida de una persona. Entre esos obstáculos se encuentran las características y el contexto en el cual se dio la pérdida (por ej., suicidio, fallecimiento luego de una operación), la naturaleza del vínculo con la persona fallecida, y las cosas que ocurrieron antes, durante y después de la pérdida.
En sus inicios, se hablaba de Duelo Traumático, sin embargo el término Duelo Prolongado resulta más apropiado dado que el duelo por un ser querido (por ejemplo, muerte esperada de un abuelo) no siempre es consecuencia de situaciones violentas, o desastres naturales. En ese sentido, el Duelo Prolongado puede iniciarse tanto por situaciones traumáticas como por situaciones no traumáticas. Ambos deben ser tratados cuando los síntomas se vuelven crónicos.

¿Cómo detectarlo?

Entre los síntomas más frecuentes están:
– No poder creer que la persona falleció a pesar de saberlo
– Accesos de llanto
– Pensamientos frecuentes sobre la persona fallecida en la vida cotidiana
– Imágenes o recuerdos vívidos y angustiantes del momento de la pérdida o de momentos posteriores
– Sentir que si no lo recuerda puede perder el vínculo con esa persona
– Bronca o incluso ira asociada a la muerte o sus circunstancias
– Aislamiento social
– Sentir que la vida perdió sentido sin esa persona a su lado
– Sentir que una parte de sí mismo se fue con esa persona

¿Cómo se trata?

En la actualidad, se está comenzando a investigar la eficacia de tratamientos para el Duelo Prolongado. En un reciente estudio controlado, este tratamiento ha mostrado ser más eficaz que otras terapias psicológicas y consiste en estrategias cognitivo-conductuales como la revisión de los recuerdos de la pérdida, la reestructuración cognitiva y algunas estrategias provenientes de la terapia interpersonal para la depresión. De cualquier modo, los tratamientos para el Trastorno por Estrés Postraumático han mostrado ser de ayuda para personas traumatizadas que experimentaron duelos asociados al trauma.
El tratamiento consiste por un lado, en el establecimiento de metas personales relacionadas con proyectos o vínculos que se interrumpieron con el fallecimiento de la persona. Por otro lado, el relato de la historia del momento en que pierde al ser permite disminuir los recuerdos negativos y los sentimientos de culpa frecuentemente asociados a este cuadro. Por último, a medida que avanza el tratamiento se realizan en forma gradual una serie de actividades que antes de la muerte del ser querido no provocaban tristeza pero ahora son motivo de mucha angustia, como por ejemplo escuchar determinada canción, ver fotos de la persona o visitar amigos que él tenía y lo recuerdan con cariño. Este tratamiento tiene por objetivo disminuir los sentimientos de tristeza, soledad y culpa asociados a la pérdida.